lunes, 23 de noviembre de 2015

Armando Iachini: Yamaro es un modelo de RSE en el campo de la construcción

Son 45 los años de actividad sostenida que tiene Construcciones Yamaro C.A. en Venezuela. La Cota Mil de Caracas y el Distribuidor La Araña son dos de los grandes ejemplos de modernización vial de la ciudad capital que fueron erigidos por esta empresa. Hay quienes aún la recuerdan por su sede del Ministerio de la Defensa y otros hablan de Yamaro porque construyen uno de los monumentos más importantes y esperados por la fe católica venezolana: el Monumento de la Divina Pastora en el estado Lara.



Con más de cuatro décadas, son líderes en materia de vialidad. Cuentan con maquinarias y equipos de última generación, un capital humano altamente calificado y saben que no sólo se trata de construir vías y obras que impacten en el desarrollo económico y social de Venezuela, sino de construir sueños para las comunidades, las ciudades y para el país. Esto los convierte en una empresa modelo de emprendimiento y en una referencia obligatoria en el sector de la construcción.

Distribuidor La Araña, Ciudad de Caracas.
En materia de responsabilidad social empresarial, trabajan en conjunto con las comunidades donde realizan las obras. Yamaro no sólo comparte los conocimientos de la construcción, sino que trabaja para crear conciencia ciudadana y valores que permitan apreciar, proteger y conservar la obra en la que todos participan.
Para lograr el éxito de sus actividades con las comunidades, Yamaro dispone de:
  • Partida presupuestaria con posibilidad de asignación de mayores recursos.
  • Personal para atender las necesidades de las comunidades.
  • Revisión y atención de los requerimientos.
Asimismo, todos los involucrados en la construcción son preparados para protegerse ante los riesgos de accidentes a los que están expuestos en cualquiera de las áreas. Yamaro se preocupa y vela por la salud de sus trabajadores, lo que la convierte en una empresa modelo en seguridad industrial.

Monumento a la Divina Pastora, estado Lara.
El nuevo reto, y para estar a la vanguardia de los países del mundo que marcan la pauta en la aplicación de la RSE en la construcción, Yamaro considera alternativas de “obras verdes” que aumenten la eficiencia eléctrica y que disminuyan los costos presupuestarios y el consumo de agua, pero siempre pensando en mejorar la calidad de vida de las comunidades y del ambiente.

Por ahora, continúan protegiendo al entorno con el uso de materiales sostenibles en el tiempo. Desde sus inicios, Yamaro ha sabido que la construcción es una actividad de choque para el planeta y para quienes habitan en ella, de manera que reduce al máximo el impacto ambiental que puedan generar sus obras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario